Herencia cubana sirve para inspirar a pelear por los derechos de la mujer

0
1487

Orlando, FL – La profesora MC Santana, Directora de Estudios de la Mujer y Género, fue forzada a salir de Cuba cuando solo tenía un año de edad. Era el año 1965, seis años después de la revolución cubana. Fidel Castro había subido al poder y una ola de cubanos desilusionados inundo los estados Unidos después de que el gobierno ofreció asilo a cualquiera que deseara huir. Sus padres, temerosos por el futuro de su hija abordaron un vuelo de Pan Am lleno de refugiados – El Vuelo a la Libertad – a Miami. De allí su familia se mudó a Puerto Rico, donde Santana asistió a la universidad y más tarde trabajó como reportera de negocios y fue periodista muchos años.
Desde que llegó a UCF en 1995 como instructora de periodismo en el Nicholson School of Communication, Santana ha enfocado su energía e investigación en empoderar mujeres a través del globo. A pesar de la enseñanza durante casi dos décadas, Santana sólo se dio cuenta de su pasión por la pedagogía después de una temporada como ayudante de enseñanza durante su programa de maestría en radio y televisión en la Universidad Temple. Esa oportunidad se convirtió en experiencia de una historia de amor de larga duración con el mundo académico, culminando con su doctorado en Comunicación Internacional, también adquirida en Temple.
Ella dijo que uno de los problemas más comunes que enfrentan los estudiantes internacionales es una falta de confianza. Es difícil para los estudiantes de alto rendimiento que se encuentran limitados o bloqueados por un segundo idioma.
A pesar de estar separada por un lapso de más de cuatro décadas y varios cientos de millas de su Cuba natal, Santana sostiene a su herencia caribeña cerca de su corazón. Uno de sus mejores momentos, sin embargo, fue cuando se convirtió en ciudadana estadounidense.


A Cuban Heritage Serves to Inspire Fight for Women’s Rights

Orlando, FL –– Professor MC Santana, UCF’s director of Women and Gender Studies, was spirited away from Cuba when she was only one-year-old. It was 1965, six years after the Cuban Revolution. Fidel Castro had risen to power, and a wave of disillusioned Cuban immigrants flooded the United States after the government offered asylum to anyone willing to flee. Her parents, fearing for their daughter’s future, boarded one of Pan Am’s refugee airlifts — the Freedom Flights — to Miami. From there, the family moved to Puerto Rico, where Santana would attend college and later work as a business reporter and photojournalist for many years.
Since coming to UCF in 1995 as a journalism instructor at the Nicholson School of Communication, Santana has focused her energy and research on empowering women across the globe. Despite teaching for nearly two decades, Santana only realized her passion for pedagogy after a stint as a teaching assistant during her master’s program in radio-television at Temple University. That chance experience grew into a long-running love affair with academia, culminating with her doctorate in International Communication, also earned at Temple.
She said one of the most common problems that international students face is a lack of confidence. It’s difficult for high-achieving students to find themselves limited or stymied by a second language.
Although she’s separated by a span of more than four decades and several hundred miles her Cuban homeland, Santana holds her Caribbean heritage close to her heart. One of her proudest moments, however, was when she became an American citizen.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here