La interminable estafa de inmigración: Fraude del notario Por: Lic. Timothy Finkenbinder

0
229

La interminable estafa de inmigración: Fraude del notario Por: Lic. Timothy Finkenbinder

El fraude del notario ha sido un problema durante décadas. Este tipo de fraude ocurre cuando los individuos se presentan a sí mismos como profesionales legales, pero en realidad no están admitidos para ejercer el derecho en una jurisdicción en los Estados Unidos. En Florida, al igual que en otros estados, es un delito mayor para una persona que no es abogado, practicar el derecho sin licencia. Las personas de ascendencia hispana son particularmente susceptibles al fraude de notario debido a problemas de lenguaje relacionados con el uso de los términos “notaría”, “escribano” o “notario público”. En realidad, es ilegal en Florida utilizar estos términos debido a la confusión que crean. A diferencia de muchos países de habla hispana, donde los notarios cumplen funciones legales específicas y pueden recibir capacitación legal, los notarios en los Estados Unidos no reciben dicha capacitación y están autorizados para realizar funciones muy limitadas. No son abogados y no pueden representar a personas en inmigración u otros procedimientos legales. Lamentablemente, los inmigrantes son víctimas comunes del fraude notario a menudo perpetrado por sus compatriotas.

¿Qué es el fraude del notario?
Los “notarios” y los “consultores de inmigración” son personas que no tienen títulos en derecho, pero ofrecen sus servicios a los inmigrantes que necesitan asesoramiento y representación legal. Se basan en publicidad falsa y contratos fraudulentos para ganar clientes y luego dejan a esos clientes en una mala posición. A veces, los notarios cobran honorarios pero nunca realizan el servicio. En otros casos, no cumplen con los plazos, archivan los formularios incorrectamente o dañan el caso de sus clientes de alguna otra manera.
Las víctimas de fraude de notario pueden perder su oportunidad de buscar ayuda de inmigración debido a las acciones del notario. Para entonces, por supuesto, el notario ya no existe y el inmigrante queda en una situación peor que cuando comenzó todo el proceso. El fraude de notario a menudo pasa desapercibido hasta que el inmigrante se da cuenta del daño que se ha hecho y consulta a un abogado de inmigración para obtener ayuda. Para entonces, podrían estar en una situación extrema y además de los cientos o miles de dólares que pagaron al notario.
Una brecha lingüística
Parte del problema puede atribuirse a una brecha lingüística. “Notario público” se traduce al inglés “notary public”. Aquí, en los Estados Unidos, ser un notario público solo le otorga a la persona la autoridad de ser testigo de firmas. Sin embargo, en otros países, particularmente en América Latina y Europa, el término significa algo muy diferente. En esos países, un “notario público” es alguien que tiene el equivalente de una licencia en leyes y puede representar legalmente a otros ante el gobierno.
Los inmigrantes, acostumbrados a las leyes de su propio país, naturalmente buscan lo que les es conocido y saben que un “notario público” puede ayudarlos con asuntos legales. Desafortunadamente, muchas personas sin escrúpulos aprovechan esto y estafan a los inmigrantes.


The Never-ending immigration scam: Notario fraud By: Lic. Timothy Finkenbinder

Notario fraud has been a problem for decades. This type of fraud occurs when individuals represent themselves as legal professionals, but are not actually admitted to practice law in a jurisdiction in the United States. In Florida, as with other states, it is a felony for a non-attorney to practice law without license. Individuals of Hispanic descent are particularly susceptible to notario fraud due to language issues surrounding the use of the terms “notaria”, “escribano” or “notario public.” It is actually illegal in Florida to utilize these terms due to the confusion they create. Unlike many Spanish speaking countries, where notaries serve specific legal functions and may receive legal training, notaries in the U.S. receive no such training and are authorized to perform very limited functions. They are not attorneys and may not represent individuals in immigration or other legal proceedings. Sadly, immigrants are common victims of notario fraud often perpetrated by their fellow countrymen.

What Is Notario Fraud?
“Notarios” and “immigration consultants” are individuals who do not have law degrees, yet offer their services to immigrants in need of legal advice and representation. They rely on false advertising and fraudulent contracts to gain clients then leave those clients in the lurch. Sometimes, notaries charge fees but never perform the service. In other cases, they miss deadlines, file forms incorrectly, or damage their clients’ case in some other manner.

Victims of notario fraud can lose their chance to pursue immigration relief because of the notario’s actions. By then, of course, the notario is long gone and the immigrant is left in a worse situation than when the whole process began. Notario fraud often goes undetected until the immigrant realizes the damage that has been done and consults an immigration attorney for help. By then they could be in a dire situation and be out the hundreds or thousands of dollars that they paid to the notario.

A Language Gap
Part of the problem can be attributed to a language gap. “Notario publico” translates to notary public. Here in the United States being a notary public only gives the person the authority to witness signatures. However, in other countries, particularly Latin America and Europe, the term means something very different. In those countries a “notario publico” is someone who has the equivalent of a law license and can legally represent others before the government.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here