¿Cómo pueden los maestros de niños pequeños a ayudar a los estudiantes de inglés a desarrollar la alfabetización de la lengua materna?

0
1809

Por Viviana Moreno
En los Estados Unidos, los estudiantes de inglés son un segmento de rápido crecimiento de la población de estudiantes K-12. De acuerdo con el Departamento de Educación, el número de estudiantes con dominio limitado del idioma ingles en las escuelas de EE.UU. ha duplicado en la última década, con más de 5 millones de estudiantes de inglés que actualmente están inscritos en programas K-12. En el pre-kindergarten hasta el tercer grado solamente, hay más de 2 millones de estudiantes de inglés.
La población estudiantil aprendiz de inglés es un grupo diverso. Aunque 80% de este grupo es de habla hispana, el resto del grupo representa los habitantes de más de 460 idiomas (Hepburn, 2004). Satisfacer las necesidades de esta población diversa de estudiantes es un reto importante debido a que la mayoría de los maestros no tienen la preparación para la enseñanza lingüística y culturalmente diversa de sus poblaciones.

Evidencia de la investigación sugiere fuertemente que las habilidades de alfabetización pasan del primer lenguaje de un niño a un segundo idioma y aprender a leer en la primera lengua, facilita el desarrollo de habilidades de alfabetización en inglés. Las evaluaciones de los diferentes programas de educación bilingüe muestran que los programas de instrucción que permiten a los niños inmigrantes a desarrollar su lengua materna a los altos niveles de competencia, mientras que el aprendizaje de inglés son más eficaces que los programas de inglés solamente. En general, los conceptos de base de refuerzo para niños en la lengua nativa proporcionan una plataforma para el crecimiento a lo largo en las habilidades académicas en inglés. Si es posible, los estudiantes de inglés deben primero aprende a leer en el idioma que mejor conocen (su lengua materna), mientras que aprenden inglés. Esto se debe a que es difícil para los niños leer en un idioma que no hablan.
Los niños de habla inglesa aprenden a leer en primer lugar mediante la aplicación de la fonética para organizar los sonidos para que coincidan con palabras en su vocabulario hablado. Mediante el uso de su conocimiento de la lengua oral, el niño de habla inglés llega a la correcta pronunciación y el significado de la palabra.

Los niños que saben leer y escribir en español ya han captado dos principios fundamentales: el principio alfabético y la conciencia del fonema. El principio alfabético es el conocimiento de que las letras representan sonidos y el reconocimiento de fonemas es el conocimiento de que las palabras habladas están compuestas por una secuencia de fonemas separables.

Los maestros pueden ayudar a los estudiantes de inglés de la siguiente manera:
•Alentar a los miembros de la familia para leer a los niños en el idioma del hogar y enseñar a sus hijos a leer y escribir en ese idioma.
•Instar a las familias a inscribir a sus hijos en los programas de la lengua de origen de fin de semana de la comunidad.
•Contar con la ayuda de los enlaces de la familia/comunidad que hablan los idiomas nativos de los estudiantes.
•Integrar diversos materiales lingüísticos en el aula.
•Agrupar estudiantes de inglés y de habla inglesa juntos para investigar temas de interés mutuo.
•Compartir libros para niños en los idiomas nativos de los estudiantes.
• Los estudiantes de inglés pueden jugar el papel de los expertos en la pronunciación y vocabulario.
• Exhibir letreros de aula y mensajes en varios idiomas.
• Aprender a decir y escribir saludos simples y frases tales como “Hola” y “Gracias” en cada idioma.

En esta época de exámenes de alto riesgo, los maestros están bajo una enorme presión para asegurarse de que los estudiantes de inglés hagan un progreso anual adecuado en el dominio del idioma inglés y los conocimientos de contenidos académicos. Debido a que los estudiantes de inglés son evaluados en inglés, muchos profesores creen que la enseñanza principalmente en inglés es la única manera de ayudar a aprender inglés rápidamente. Sin embargo, los estudiantes del idioma inglés que ya son competentes en otro idioma, no deberían tener que dejar su lengua a la entrada de la puerta antes de entrar en la escuela. Así como el arte, la música y el teatro son medios alternativos para expresar significados que pueden contribuir al desarrollo de las habilidades de alfabetización en inglés, la lenguas maternas de los niños inmigrantes son un recurso valioso y pueden facilitar la adquisición del inglés si están validados y utilizados de forma activa.


How can Early Childhood teachers help English learners develop native language literacy?

By Viviana Moreno
In the United States, English learners are a rapidly growing segment of the K-12 student population. According to the U.S. Department of Education, the number of limited-English proficient students in the country’s schools doubled in the last decade, with more than 5 million English learners currently enrolled in K-12 programs. In pre-kindergarten through grade 3 alone, there are more than 2 million English learners.

The English learner student population is a diverse group. Although 80% of this group speaks Spanish, the rest of the group represents speakers of more than 460 languages (Hepburn, 2004). Meeting the needs of this diverse student population is a significant challenge because the majority of classroom teachers have no preparation for teaching linguistically and culturally diverse populations.
Research evidence strongly suggests that literacy skills transfer from a child’s first language to a second language, and learning to read in the first language facilitates the development of literacy skills in English. Evaluations of various bilingual education programs show that instructional programs that allow immigrant children to develop their native language to high levels of proficiency while learning English are more effective than English-only programs. On the whole, reinforcing children’s con-ceptual base in the native language provides a foundation for long-term growth in English academic skills. If at all possible, English learners should first be taught to read in the language they know best (their native language) while learning English. This is because it is difficult for children to read in a language that they don’t already speak.
English-speaking children learn to read primarily by applying phonics to arrange sounds to match words in their speaking vocabulary. By using her knowledge of the oral language, the English-speaking child arrives at the correct pronunciation and meaning of the word.
Children who are literate in Spanish have already grasped two key principles: the alphabetic principle and phonemic awareness. The alphabetic principle is the knowledge that letters represent sounds and the phonemic awareness is the knowledge that spoken words are composed of a sequence of separable phonemes.

Teachers can help English learners as follow:
• Encourage family members to read to children in the home language and teach their children to read and write in that language.
• Urge families to enroll their children in the community’s weekend heritage language programs.
• Enlist the help of family/community liaisons who speak students’ native languages.
• Integrate diverse language materials in the classroom.
• Group English learners and English speakers together to investigate topics of mutual interest.
• Share children’s books in students’ native languages.
• English learners can play the role of experts in pronunciation and vocabulary.
• Display classroom signs and messages in various languages.
• Learn to say and write simple greetings and phrases such as “Hello” and “Thank you” in each language.

In this era of high-stakes testing, teachers are under enormous pressures to ensure that English learners’ make adequate yearly progress in English language proficiency and academic content knowledge. Because English learners are tested in English, many teachers believe that teaching mainly in English is the only way to help them learn English quickly. However, English language learners who are already proficient in another language should not have to leave their language at the door before entering school. Just as art, music, and drama are alternative means of expressing one’s meanings and can contribute to developing literacy skills in English, immigrant children’s native languages are a valuable resource and can facilitate acquisition of English if they are actively validated and used.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here